Remedios caseros engañosos que nos dañan los dientes

Siempre para todos hay remedios que se han ido pasando a lo largo de los años y que además podemos siempre encontrar información a través de internet, de esos remedios caseros encaminados a buscar la salud y estética dental.

Ejemplos como el agua oxigenada, el bicarbonato el sodio o el aceite, que son los destacados, pero sin embargo, ante tales remedios se debe actuar con especial precaución: en muchos casos su uso puede tener efectos nocivos en nuestra salud bucodental.

Formulas mas destacadas para el cepillado con bicarbonato de sodio y el uso de agua oxigenada, también encaminados al blanqueamientos:

Una de las principales búsquedas son las relativas a remedios caseros para mejorar el color del esmalte de los dientes. La variedad de consejos caseros es muy grande: desde enjuagues con vinagre de manzana o aceite hasta los lavados con carbón. Hay dos fórmulas cuya popularidad entre los usuarios destaca por encima del resto: el cepillado con bicarbonato de sodio y el uso de agua oxigenada.

Pero tienen la su causa negativa: El Bicarbonato es muy abrasivo y puede causar recesiones en las encías y el agua oxigenada es agente cáustico que puede causar hipersesibilidad y quemaduras en las encías. Hay muchos factores que influyen en el estado del esmalte dental, y todos los tratamientos destinados a mejorarlo deben realizarse bajo la supervisión de un profesional.

Sin las prescripción de un profesional, «colocar un comprimido de ácido acetilsalicílico en la dolencia puede causar lesiones y quemaduras»

Una vez terminado el tratamidientes-kf0C--620x349@abcento de blanqueamiento, el paciente puede tomar una serie de precauciones para impedir que sus dientes vuelvan a ir perdiendo ese blanco que se adquiere rápidamente. Por lo que hay que tener en cuenta hábitos como el fumar y evitar alimentos como el fafé o el té que ayudan a que sigan manteniendo ese blanco, para poco a poco oscurecer su color,

De igual manera, existen una serie de hábitos que ayudan a resaltar el blanco de nuestros dientes: unos labios rojos o un tono de piel más moreno harán que nuestro esmalte se vea más claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba